/* */
 
 

Boletín 345: Abortistas Acaban de Perder la Guerra Mundial de los Niños por Nacer

 

15 de noviembre, 2016

bachelet quote v2 spanish big EJEMPLO DE CUOTA

Por Steven W. Mosher

Muy a menudo en el fragor de la campaña, Donald Trump solía decir: "Voy a hacer realidad cada uno de los sueños que se hayan tenido sobre el país".

Y el "sueño" de los pro-vida ha sido una América libre de la tragedia del aborto. Es por eso que votaron a favor de Trump en números abrumadores, devolviendo una mayoría pro-vida en la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos.

El próximo mes de enero, cuando Donald Trump asuma el cargo de Presidente de Estados Unidos, una mayoría pro-vida estará sentada en la Cámara y en el Senado.

El pueblo estadounidense rara vez ha dado el control sobre la Cámara, el Senado y la Casa Blanca al mismo partido político. Y esa es exactamente la feliz situación en la que, gracias a Dios, nos encontramos ahora.

Por primera vez desde 1928, los republicanos – y verdaderamente podemos decir el Partido de la Vida- controlará tanto el Poder Ejecutivo como el Poder Legislativo.

El aborto legal está camino a su extinción, gracias a los votantes de Estados Unidos

El largo empate técnico entre el Partido del Aborto y el Partido de la Vida ha terminado, y las cosas deberían comenzar a moverse en nuestra dirección a partir de enero. Espero que un número importante de remedios legislativos a nuestra tragedia nacional del aborto surjan del Congreso y de la Casa Blanca.

Digo esto porque nuestro nuevo presidente es un constructor y se ufana de ejecutar proyectos dentro del presupuesto y antes de lo previsto. Así que creo que él se moverá rápidamente para cumplir las promesas que nos hizo durante la campaña.

• Trump le pedirá a la Cámara de Representantes y al Senado que le envíen una legislación para cortar los fondos públicos a Planned Parenthood. Una vez firmada la ley, el gigante del aborto, que ha matado a más de 7.000.000 de bebés desde Roe v. Wade y que gastó 38 millones de dólares en un vano esfuerzo para elegir a Hillary Clinton, ya no estará en el lado receptor de la financiación federal. Cientos de millones de dólares de los contribuyentes ya no fluirán en las arcas de Planned Parenthood. La pérdida de aproximadamente el 40% de sus ingresos anuales seguramente disminuirá la matanza.

• Trump también apoyará la aprobación de la legislación que prohibirá los abortos después de las 20 semanas de embarazo. Se ha comprometido a firmar la Ley de Protección del Niño por Nacer Capaz de Sentir Dolor que salvará decenas de miles de vidas cada año.

• Trump también se ha comprometido a "derogar y reemplazar" el Obamacare. Con su desaparición se van a cientos de regulaciones onerosas, incluyendo aquellas que trajeron a las Hermanitas de los Pobres y a otros demandantes a las cortes federales para buscar alivio de sus mandatos de aborto.

• Con el apoyo de Trump, también espero que la política de la Ciudad de México, aprobada por primera vez por el Presidente Reagan en 1984, sea convertida en ley permanente. Esto obligará a las organizaciones no gubernamentales (ONGs) que reciben fondos federales a que certifiquen que no realizarán o promoverán la realización de abortos ni su legalización en otros países.

• También, con el apoyo de Trump, podremos cortar definitivamente los fondos públicos al Fondo de Población de las Naciones Unidas. El brazo de control de población de la ONU ha sido promotora del programa de abortos y esterilizaciones forzados en China desde que se inició. No debemos formar parte de ella.

Hay dos posibles obstáculos a vencer para conseguir estas metas. La primera es la tradición del Senado llamada “filibustering”, es decir que se requieren sesenta votos en virtud de las actuales reglas del Senado para invocar la "cláusula" y someter a votación la legislación. Por lo tanto, los provida tendrán que hacer presión sobre potenciales parlamentarios renuentes a votar a favor de la vida durante todo el proceso legislativo.

El segundo es el Poder Judicial federal, incluido el Tribunal Supremo, que Obama ha tratado de empaquetar con jueces como Sonia Sotomayor y Elena Kagan. Estas dos juezas insisten en que la ley es simplemente una "construcción social", y que pueden "reconstruirla" en casi cualquier forma que quieran.

Los Padres Fundadores estarían horrorizados al pensar que la Constitución de Estados Unidos se ha utilizado para justificar el aborto. Es una gran ironía que los magistrados de izquierda, argumentando que la Constitución es un "documento vivo", lo han convertido en un mandato para matar.

Eso nos lleva a la promesa de campaña más importante de todas. El presidente electo Trump ha repetido docenas de veces en la campaña electoral: "Yo nombraré jueces como Antonin Scalia a la Corte Suprema".

La lista de posibles jueces, unos veinte fuertes, ya ha sido elaborada. Creo que la nominación se hará rápidamente una vez que asuma el cargo. Esto restaurará el equilibrio a la corte y asegurará que los cientos de leyes pro-vida que han sido aprobadas por las legislaturas estatales permanezcan vigentes. Las leyes que obligan a los períodos de espera y reflexión antes de un aborto, de asesoramiento, de que la paciente pueda ver las imágenes de ultrasonido y, en el caso de los menores que sea necesario el consentimiento de los padres. Todas ellas han hecho mucho bien y salvado muchas vidas de niños por nacer.

Lo que suceda después de eso depende enteramente de la salud de los jueces de la Corte Suprema. Tarde o temprano, otra anciana jueza, tal vez Ruth Bader Ginsburg o David Souter, decidirá renunciar.

Esto creará una oportunidad para que el Presidente Trump nombre un juez o dos. Una vez que se ha establecido una sólida mayoría pro-vida, la terrible injusticia de la Corte Suprema en 1973 será solo un capítulo negro de la historia de Estados Unidos. La infame sentencia Roe v. Wade será derrotada definitivamente.

La cuestión del aborto será devuelta a los estados, la mayoría de los cuales tienen leyes que protegen la vida ya vigentes.

Todo esto suena muy bien, dirán algunos, pero ¿podemos confiar en Trump para mantener su palabra?

Después de una larga y viciosa campaña política, en la que los oponentes de Trump atacaron sin cesar su honorabilidad, no creo que sea una pregunta irrazonable.

Pero yo diría que el 8 de noviembre, el pueblo estadounidense no sólo eligió a Donald Trump, sino que eligió al vicepresidente Mike Pence, al gobernador Mike Huckabee, al doctor Ben Carson, al padre Frank Pavone y a Marjorie Dannenfelser, y a todas las decenas de buenos individuos que hicieron campaña con él y para él.

Él es un líder visionario que ha construido un negocio tremendamente exitoso a lo largo de las décadas mediante la contratación de personas con talento, el desarrollo de un plan compartido y que luego las dejaba llevarlo a cabo. Eso es lo que hacen los verdaderos líderes, y creo que hará lo mismo siendo presidente.

Hace mucho tiempo, Abraham Lincoln comentó que los Padres Fundadores de Estados Unidos pusieron a la esclavitud en camino a su extinción final. Con la elección de Donald Trump y Mike Pence, creo que los estadounidenses modernos hemos puesto el aborto en el camino a su extinción final.

Gracias a la sabiduría del pueblo estadounidense, ahora tenemos una oportunidad generacional para cumplir la promesa de Vida, Libertad y la búsqueda de la felicidad para todos los estadounidenses, incluyendo a los no nacidos.