/* */
 
 

Boletin 351: La Confirmación en el Senado del juez Gorsuch nominado a la Corte Suprema de EEUU

 

 06 de febrero, 2017

 

president-trump-nominates-neil-gorsuch-supreme-court-rove-v-wade-overturned-933x445

 

Por Steven W. Mosher

 

No hace mucho tiempo cené con el juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, que era todo lo que mis amigos me habían contado de él. Reflexivo y humilde, con una aguda mente legal y una profunda fe.

Sin embargo, en las audiencias para confirmar su nominación en el Senado en 1991, este excelente hombre fue públicamente humillado en gran medida por el Partido Demócrata. Todo tipo de acusaciones falsas cayeron sobre él simplemente porque era un conservador pro-vida de raza negra. Al final de su flagelación por los demócratas del Senado, describió la dolorosa experiencia como un "linchamiento de alta tecnología".

Similares ataques llenos de insidia, como los que sufrió el juez Thomas hace 25 años, se esperan para el candidato del presidente Trump a la más alta corte del país, el juez Neil Gorsuch. Quizás aún peores. Pues Planned Parenthood y otros grupos abortistas no exigirán nada menos de "sus" senadores.

Y no hay otra razón que las fuertes convicciones del juez Gorsuch sobre los asuntos de la Vida. Así se puede constatar en su libro sobre la práctica del suicidio asistido. En éste afirma inequívocamente que: "todos los seres humanos son intrínsecamente valiosos y la toma intencional de una vida humana por personas privadas siempre es incorrecta".

¿Cuánto tiempo cree que la sentencia Roe vs. Wade que legalizó el aborto en EEUU se mantendrá vigente una vez que Gorsuch comience a ejercer su cargo en la Corte Suprema?

Como una ventaja adicional para la causa pro vida, Gorsuch está muy cerca humanamente hablando del juez Anthony Kennedy, que se ha hecho famoso por sus idas y venidas en casos pro-Vida que tuvo que ver en la Corte. Gorsuch trabajó para Kennedy desde el principio en su carrera legal, por lo que hay una buena posibilidad de que tal vez pueda "ayudar" a Kennedy a mantenerse a la altura y votar pro vida la próxima vez que la cuestión llegue ante la Corte.

Ya sea que la cuestión sea la libertad religiosa, el respeto por el matrimonio o la Primera Enmienda, Gorsuch puede contar con una posición Originalista (es decir, conservadora). Cabe recordar que su sentencia favorable a las religiosas “Little Sisters of the Poor” en su demanda contra el mandato anticonceptivo incluido en el seguro médico obligatorio impuesto por Obama (que realmente es también un mandato al aborto, puesto que lo era para las drogas abortivas que causan abortos tempranos).

Más en general, el candidato de Trump se opone a lo que él llama "activismo judicial". Ha escrito que "los liberales estadounidenses se han convertido en adictos a la sala de audiencias, recurriendo a jueces y abogados en lugar de líderes elegidos en las urnas como principal medio para llevar a cabo su agenda social".

En resumen, en cada frente de las guerras culturales en curso, Gorsuch es la peor pesadilla de los liberales.

Esta es la razón por la cual el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, ha prometido luchar contra su confirmación "con uñas y dientes".

Pensé que la selección de las palabras de Schumer era muy apropiada, ya que los miembros de su partido no tienen nada que envidiar a los luchadores de vale todo. Y las próximas audiencias del Senado no ofrecerán temas parecidos a "la vida, la libertad o la búsqueda de la felicidad".

En su lugar, Schumer y otros senadores pro-aborto irán al golpe bajo y no tendrán ningún escrúpulo para tratar de destruir la excelente reputación del juez Gorsuch. Retrasarán el proceso mientras puedan, y en última instancia cuando su confirmación finalmente llegue a una votación lanzarán un filibuster (procedimiento congresal de debate interminable para impedir la votación).

Saben muy bien lo que está en juego: su poder para continuar legalizando el asesinato de inocentes al comienzo y al final de la vida.

Espero que nosotros en el movimiento pro-vida también entendamos esto muy bien.

Hagamos todo lo posible para ayudar a su confirmación. Utilice las redes sociales para difundir el mensaje. Llamen o escriban a su Senador para expresar su apoyo al candidato de Trump. Y, sobre todo, oremos por este hombre bueno y su familia, para que Dios los fortalezca para el calvario que ahora han emprendido.

Millones de vidas están en juego. Tal vez incluso la tuya.