/* */
 
 

Boletín 357: #ElBusDeLaLibertad


portada

27 de marzo, 2017

Por Carlos Polo
Publicado originalmente en www.actuall.com

 

Nadie se hubiera imaginado que un autobús naranja pudiera ser el inicio de las fisuras del enorme edificio de lo políticamente correcto. Muchos creían imposible librarse de una ideología aplastante en España y en todo el mundo. Hoy nadie está ya seguro de eso. Y todo se debe a un grupo de soñadores de Hazteoir.org (HO) que, a bordo de un bus han logrado empezar a erosionar la losa del pensamiento único impuesto por el poder político y mediático. La idea fue ponerle cuatro ruedas a unas frases simples que expresaran una perogrullesca verdad: “los niños tienen pene y las niñas tienen vulva”. Sabían que se desatarían la furia de un monstruo supuestamente invencible pero eso no los detuvo. Ahora todos sabemos que existe algo parecido a una dictadura y que no todos están de acuerdo con ella.

Hasta ahora todo había sido sutil, discreto, casi “inexistente”. Pero apareció el bus de HO y el monstruo se abalanzó sobre él. Provisto de un veneno que paraliza el sentido crítico de sus presas, este monstruo se mimetiza perfectamente en el paraje político de gobiernos progresistas, antes socialistas, hoy en día de cualquier bandera política (sí, puede ser uno progresista y no socialista, vayámonos acostumbrando). Se instala en el sistema educativo, legislativo y judicial para parasitar mentes y corazones. Y mientras los ciudadanos consumen el pensamiento único de su discurso político, el monstruo permanece invisible y se alimenta de su huésped parasitado. Con el tiempo, sus presas se amoldan a esta perniciosa simbiosis sin notar que su libertad de expresión y de creencias ahora está en manos “de alguien más”, que no admite discrepancias ni oposición.

El grandísimo valor de este bus es haber mostrado que cualquier monstruo como este es vulnerable frente a la lógica básica. Y ya los más avezados analistas empiezan a darse cuenta. Por eso ha sido bautizado como el #BusDeLaLibertad (con el símbolo de hashtag, porque es una revolución de hoy), de la libertad de expresión y de la libertad de educación.

Desde su primera travesía en Madrid, el #BusDeLaLibertad mostró toda la eficacia de su potente antídoto. El monstruo se lanzó furiosamente contra él. Los grandes medios de comunicación a su servicio hicieron lo de siempre: manipular y mentir. Sus grupos políticos radicales se lanzaron a apedrear y a tirar huevos, a insultar y a amedrentar. La bestia trató de morder y la lógica simple de “los niños tiene pene y las niñas tienen vulva. Que no te engañen” le quitó la careta y mostró su trasfondo intolerante. El punto es que esta vez la reacción no fue como la de siempre. Algo distinto pasó. Los comentarios de los lectores esta vez no se unieron mansamente con el monstruo… sino que se solidarizaron con la presa. Eso estaba totalmente fuera de los planes… y la bestia anda desquiciada, sin saber cómo reaccionar.

Primero, su policía y sus jueces solo pudieron retener físicamente el bus por unas horas… y no se dieron cuenta que lo hicieron circular en todas las mentes de España y del mundo. Después intentaron “tapar” el mensaje, arrancándole unas palabras a las frases del bus… pero solo lograron que su mensaje se hiciera tan memorable como que grabado en piedra.

Y entonces el monstruo hizo lo único que sabe hacer: trató de inocular dosis más fuertes de pensamiento único a sus audiencias-huésped. A Pamplona el #BusDeLaLibertad llegó sin textos (se los quitaron en Madrid) y sin imágenes (se los arrancaron con un decreto en Barcelona), solo con el color naranja y el logo de "HazteOir.org".

1Pues bien, las autoridades también decretaron la detención del Bus, lo inmovilizaron y obligaron a retirar las únicas palabras que el vehículo mostraba: las pequeñas letras "HazteOir.org". Incluso el propio nombre de HO se convertía así en un delito.

2
Pero no quedó allí la cosa. La bestia, ciega y descontrolada, no pudo evitar que saliera fuera lo que es su verdadero corazón: algo parecido al odio, el resentimiento o la intolerancia violenta.. Un grupo, azuzado por casi todo el establishment político, atacó al bus con piedras y patadas. Y aquí se produjo un incidente que los medios quisieron vender como un atropello a una chica. Las notas de prensa trataron de disimular el talante del monstruo con un supuesto atropello que habría cometido la víctima. ¿Y qué creen? Nadie se tragó el cuento. Las fotos y los videos no mostraban a un bus conducido prepotentemente pasando por encima de una chica que cruzaba la calle inocentemente, y que luego se daba a la fuga. Más bien mostraba a una activista (varios, en realidad) que, luego de aporrear el bus y lanzarle patadas, se cogía de la manija de la puerta del chofer mientras el bus avanzaba a velocidad mínima escoltado por un coche policía y muchos efectivos del orden a su alrededor. Un lector de una de las miles de noticias que se publicaron al respecto, pícaramente, comentó: “nunca he visto un bus que atropelle de costado”.

El monstruo trató de morder y terminó desdentado. Y ahora, cada vez que ataca, se saca un poco más la careta. Dicen que el odio es mal consejero. Debe ser así, porque esta gente, al tratar de desarmar el bus lo único que han logrado es que expanda su antídoto liberador.

¿Sabes cuál es el grandísimo valor que ha adquirido un “simple” autobús pintado de naranja?

Es sencillo. Observa a tu alrededor y escucha lo que dicen las personas: algunas a favor, muchas en contra (aunque no saben bien por qué) pero casi todas defendiendo la libertad de cada cual para expresar libremente sus ideas. Es un avance: el Bus de la Libertad está despertando conciencias y está mostrando a la sociedad española que hay una verdad que el establishment se empeña en ocultar. Que hay apariencias de libertad que no son tales. Que el pensamiento único está dispuesto a llegar lejos con quien piensa diferente.

Ignacio Arsuaga Presidente de Hazteoir.org y pasajero-vocero:

El Bus de la Libertad está contribuyendo a marcar la agenda informativa en España defendiendo la libertad de los padres para educar a sus hijos según sus convicciones y la libertad de expresión de todos. Y es la primera vez que se consigue el objetivo de poner en el foco de mira de la opinión pública las leyes de adoctrinamiento sexual aprobadas en 10 comunidades autónomas.

La campaña del Bus de la Libertad está siendo uno de los mayores éxitos que tú y yo hemos logrado desde la aparición de HazteOir.org. De modo que sólo puedo mostrarte mi infinita gratitud porque has hecho posible algo que hasta hace bien poco sonaba a inalcanzable: que todos los medios de toda España y todos los poderes públicos estén debatiendo sobre la libertad y los límites del Estado en la formación en valores de los niños.

Está siendo una campaña muy dura, agotadora y muy costosa, estamos empleando todos los recursos que tenemos (y que ya sabes que no son demasiados), y estamos destinando hasta el último céntimo generosamente aportado por miles de ciudadanos a pagar todo esto. Pero creo que el resultado lo merece: estamos minando los fundamentos sobre los que se sostiene el pensamiento único, estamos agujereando el muro. Y cada vez más ciudadanos se dan cuenta de ello y se suman a esta campaña:

¡Muchas gracias por hacer posible que la maquinaria del pensamiento único empiece a resquebrajarse!

Seguiremos empujando juntos... ¡y conseguiremos tumbarla para siempre!