/* */
 
 

Boletín 365: Estados Unidos expande significativamente la Política de Ciudad de México

en chica

22 de mayo, 2017

La semana pasada Rex Tillerson, secretario del Departamento de Estado de EEUU, dio a conocer las directrices de aplicación de la nueva “Política de Ciudad de México”. Cumpliendo su promesa de recortar fondos de EEUU que promovían el aborto como un método de planificación familiar, el presidente de Trump no solo restauró esta política apenas iniciado su mandato sino que además expandió su alcance significativamente. Antes afectaba solo a fondos de Asistencia en Planificación Familiar con un estimado promedio de 575 millones de USD al año y ahora afecta a fondos de $ 8.8 mil millones en Asistencia en Salud Global proporcionada por los distintos departamentos y agencias del gobierno de Estados Unidos.

El nombre de esta nueva política es muy elocuente: “Protecting Life in Global Health Assistance” (Proteger la Vida en la Asistencia de Salud Global), pues será lo que exactamente se lee, a diferencia de los eufemismos empleados en pasados gobiernos donde bajo la excusa de atención en salud se promovía el aborto y el control natal.

La Política de Ciudad de México anterior a Trump cortaba la mayoría de los fondos del Gobierno de Estados Unidos para las ONG pro-aborto extranjeras, tales como la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF) y Marie Stopes International (MSI). Según estimación de la propia IPPF antes de esta ampliación, la organización pro-aborto esperaba perder aproximadamente $ 100 millones en fondos del Gobierno de Estados Unidos debido a la política. Hoy el cálculo puede ser muy diferente.

La protección de la vida en la Política Global de Asistencia Sanitaria se expandirá significativamente en las versiones de la Política de Ciudad de México implementado con los gobiernos anteriores. Mientras que las versiones anteriores de la Política de Ciudad de México bajo los gobiernos de Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo aplicaban sólo a la “asistencia a la planificación familiar”, la nueva política de Trump se amplió para incluir “la asistencia de salud global proporcionada por todos los departamentos o agencias,” en la medida permitida por la ley.

La nueva política no sólo impide financiamiento de organizaciones pro-aborto al Departamento de Estado y USAID, como fue el caso el suministro de la asistencia sanitaria global, incluyendo el Departamento de Defensa del gobierno (DOD), los Centros para el control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Cuerpo de Paz, según el Departamento de Estado funcionarios de la administración de alto nivel.

Por otra parte, la nueva política no sólo se aplicará a la asistencia de planificación familiar proporcionados por estos departamentos, pero también incluirá otras iniciativas de salud, incluyendo la Iniciativa del Presidente sobre la malaria, los programas de salud materna e infantil, el Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA (PEPFAR), y otras asistencias en salud global desembolsado a través de USAID y otros departamentos. El presidente Bush hijo había eximido explícitamente PEPFAR de la Política de Ciudad de México.

“Al cortar cientos de millones de dólares en fondos de EEUU a las organizaciones pro-aborto extranjeros, el presidente Trump ha demostrado su compromiso con la defensa del derecho a la vida”, dice Steven Mosher, presidente de Population Research Institute.

“Esto no sólo restituye la Política de Ciudad de México de 1984 de Ronald Reagan, que apoyé en su momento, sino que se expande dramáticamente. Bajo la nueva política, los contribuyentes estadounidenses ya no subvencionarán a las organizaciones no gubernamentales extranjeras que realizan o promueven el aborto libre “, dice Mosher.

El ámbito de aplicación de la nueva política aumentará considerablemente. De acuerdo con el Departamento de Estado, la nueva protección de la vida en la Política Global de Asistencia Sanitaria se aplicará a un total de $ 8.8 mil millones en asistencia de salud global proporcionada por los distintos departamentos y agencias del gobierno de Estados Unidos. Las versiones anteriores de la Política de Ciudad de México sólo se aplicaban a la asistencia de planificación familiar que, desde 2012, se ha mantenido en aproximadamente $ 575 millones en créditos al año.

La protección de la vida en la Política Global de Asistencia Sanitaria no tendrá ningún efecto sobre la financiación total de Estados Unidos para los programas de salud a nivel mundial, según el Departamento de Estado. El Gobierno de Estados Unidos continuará financiando iniciativas globales de salud en los mismos niveles de financiación aprobados por el Congreso este año, incluyendo la salud materna y la supervivencia infantil, la nutrición y el saneamiento, la planificación familiar y la salud reproductiva, y para combatir las enfermedades infecciosas. La financiación concedida a las ONG extranjeras que se nieguen a certificar que no se realizan o promueven el aborto como un método de planificación familiar, simplemente se reasignará a otras ONG que son capaces de proporcionar los servicios de salud necesarios y están dispuestos a cumplir con la política.

Al igual que las versiones anteriores de la Política de Ciudad de México, la protección de la vida en la Política Global de Asistencia de Salud continuará eximiendo los casos de aborto por violación, incesto y cuando la vida de la madre está en riesgo. Tampoco se aplicará (al menos no en su totalidad) a los gobiernos extranjeros que financian públicamente los procedimientos de aborto en convenios bilaterales o multilaterales ni a los fondos de la migración y de ayuda a refugiados internacionales ni de asistencia en desastres.

Tal vez el mayor reto de esta política será expandirla a las organizaciones no gubernamentales con base en EEUU y n solo restringirla a las extranjeras. Pero con todo, la nueva política de Trump es indiscutiblemente la versión más fuerte de recorte a fondos de EEUU para el aborto.

“Decenas de miles, tal vez millones de vidas de los bebés por nacer se salvarán de la violencia del aborto como resultado de esta política de Trump” dice Mosher.